Robo » Robo con fuerza en las cosas» Robo con fuerza en las cosas

Robo con fuerza en las cosas

Robo con fuerza en las cosas



El artículo 237 del Código Penal dice que : "Son reos del delito de robo los que, con ánimo de lucro, se apoderaren de las cosas muebles ajenas empleando fuerza en las cosas para acceder al lugar donde éstas se encuentran


Abogados especialistas en robo con fuerza en las cosas
Abogados especialistas en robo con fuerza en las cosas

Por su parte el artículo 238, explicita cuando se entiende que se considera que existe la fuerza en las cosas a la que se refiere el artículo 237. Se considera que existe fuerza en las cosas en las circunstancias que señala el art. 238:

1. Escalamiento.
2. Rompimiento de pared, techo o suelo, o fractura de puerta o ventana.
3. Fractura de armarios, arcas u otra clase de muebles u objetos cerrados o sellados, o forzamiento de sus cerraduras o descubrimiento de sus claves para sustraer su contenido, sea en el lugar del robo o fuera del mismo.
4. Uso de llaves falsas.
5. Inutilización de sistemas específicos de alarma o guarda.

Cuando para sustraer algín objeto o cosa mueble ajena, se lleva a cabo alguna de estas circunstancias, se considera que existe fuerza en las cosas y por tanto es un robo.

El delito de robo con fuerza en las cosas se configura como un delito autónomo en los arts. 238, 239, 240 y 241 del CP.

Requisitos legales del delito de robo con fuerza en las cosas



En el delito de robo con fuerza en las cosas, la acción , ha de servir [ n "para acceder al lugar"] donde se encuentran los bienes objeto de la sustracción (art. 237 CP). Por lo tanto, se excluye la fuerza ejercida sobre la cosa misma y la que se ejerce sobre objetos que rodean o están junto a la cosa.

Así, por ejemplo, no es fuerza en las cosas el romper la ventana de un vehículo para sustraerlo; en tal caso, estaríamos hablando de hurto y no de robo.

Pasemos a analizar pues que hemos de entender tanto por acceder como al lugar según prevé la ley:

Que entender por “lugar”



Parece referirse a un espacio físico, cerrado e independiente de la cosa, en el que ésta se halla, pero a ello cabría oponer la existencia de cosas que no se hallan en un "lugar", por lo que sólo podrían ser objeto de hurto.

Esta interpretación parece referirse a los supuestos en los que el mismo lugar es la protección específica de la cosa, pero no hay que olvidar que esto no siempre es así, sino que puede cumplir el lugar también una función meramente instrumental, constituyendo el soporte físico.

[Que entender por “ acceder “]

Además, el término "acceso" hay que interpretarlo, contra lo que se viene haciendo tradicionalmente, de manera amplia: acceso en el sentido de llegar a la cosa, sin que se requiera una inmersión física personal.

Fuerza debe ser anterior, no posterior.



Por otra parte, la fuerza ha de ser anterior a la aprehensión de la cosa y no posterior. La fuerza subsequens no es típica. En segundo, no todo acceso a lugares es constitutivo de fuerza típica, sino que los art.238 y 239 del CP contienen una lista tasada a tales efectos.

Lo que deba entenderse por fuerza en las cosas no coincidirá siempre con el concepto vulgar o habitual de fuerza.

Se trata por tanto de un concepto normativo y no descriptivo, esto es, el concepto jurídico no coincide con el gramatical (su concepto básico viene recogido en el art. 237 del CP, con unos márgenes conceptuales propios). Requiere un elemento final en la dirección dada a la conducta: la fuerza ha de emplearse "para acceder al lugar donde éstas [las cosas muebles] se encuentran", expresa el art. 237, y este es el único concepto de fuerza delimitado por el legislador.


Debe dirigirse al ingreso en el lugar cerrado donde está la cosa a sustraer.

La fuerza constitutiva del robo en todo caso ha de ser un medio por el que el apoderamiento* se efectúa, sin que sea necesario que se halle finalísticamente dirigida a lograrlo, como ha puesto de manifiesto la STS de 9 de abril de 1984¸ razón por la que, según la STS de 17 de octubre de 1988, resulta comunicable al partícipe (art. 65 ) que se aprovecha de la fuerza ejercida por sus correos.

¿ Que sucede si en el robo se da tanto fuerza en las cosas como violencia o intimidacion?



Cuando concurren los dos tipos penales , el robo con fuerza en las cosas se considera subsidiario del robo cometido con violencia o intimidación en las personas, de modo que si concurren ambos se aplicará preferentemente el delito de robo con violencia o intimidación.

El caso tipico de este supuesto se da cuando durante un robo con fuerza en las cosas, al ser descubierto el autor saca su arma y con ello convierte el robo con fuerza en las cosas en un robo con violencia e intimidación.

¿ Que sucede si en un delito de robo, concluyen varias de ls modalidades previstas de “ fuerza “?



La concurrencia en un solo hecho de varias modalidades de fuerza, da lugar a un único delito de robo, caracterizado por todas las que concurran (es una relación de alternatividad no excluyente). Muchas veces no son modalidades de fuerza, sino de habilidad.

Disponemos de un equipo de abogados especializados en acusación y defensa de delitos de robo con violencia en las cosas e intimidacion en las personas. Si usted desea denunciar o por el contrario ha sido acusado de un delito de robo no dude en contactarnos a la mayor brevedad a través del formulario adjunto, o por mail a info@abogapenal.com o por teléfono en el 902 877 807 y le asistiremos penalmente a la mayor brevedad. En los delitos penales el tiempo es importante, contáctenos urgentemente sin compromiso.

¿Qué quieres hacer?

Ver otros